Inicio Veterinaria Tanatología y Eutanasia

Tanatología y Eutanasia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Tierra Adentro   
Lunes, 19 de Marzo de 2012 18:57

Por: Sin Autor


TANATOLOGIA Y EUTANASIA

Etimológicamente el término tanatología deriva de las voces griegas thanato (muerte) y logos (estudio), y se refiere al estudio de la muerte y sus aspectos relacionados.

A pesar de que cada vez se confirma más que la pérdida de animales de compañía es un acontecimiento importante en la vida, la mayoría de veterinarios y personal de salud aun recibe poco o ningún entrenamiento para instruir y proporcionar apoyo a propietarios de mascotas. La falta de enseñanza abarca los procedimientos que rodean la eutanasia o la muerte y sus aspectos humanitarios y logísticos.

 

 

Cada vez con mayor frecuencia, los veterinarios y propietarios de animales de compañía consideran a la eutanasia como un privilegio médico y un don que pueden conceder amorosamente a animales moribundos.

El término "eutanasia," origina de los términos griegos "eu" (bueno) y "thanatos" (muerte) o una muerte sin dolor.

Tal como se aplica a los animales, es un medio para producir la muerte libre de estrés y sufrimiento innecesario. El término se aplica sobre todo a perros y gatos y otros animales domésticos, aunque, estrictamente hablando, el sacrificio de animales como alimento humano, o la muerte intencionada de los animales de trabajo también debería inscribirse en el significado de la palabra.

En el decenio de 1950, se escuchaba raras veces el término "eutanasia". Se usaban eufemismos tales como: "sacrificar," "destruir," "acabar," o "dormir". Sin embargo, casi nunca se usaba de la palabra "humanitario", ni era considerada necesaria. Las leyes sobre la matanza humanitaria no fueron promulgadas ni aplicadas antes del fin de los años 1950 y el principio de los años 1960 en Canadá y en los EE.UU. Aún con el advenimiento de estas legislaciones, muchas de las especies de consumo no eran incluidas en las regulaciones.

El refinamiento de los procedimientos es un tema que está frecuentemente descuidado, y que se debería considerar a fin de asegurar que se apliquen los criterios para una muerte humanitaria.

La aplicación de las líneas directrices para la eutanasia requiere un juicio profesional con competencia técnica, comprensión del animal, de su comportamiento y de su fisiología, así como también una comprensión del impacto ambiental y ecológico, de la sensibilidad de otros miembros del personal y de los intereses del público en general. Es decir, en pocas palabras, quien lo diagnostica como necesario debe ser UNA PERSONA COMPETENTE y EMPÁTICA, que muestre un claro y sincero interés sincero por los animales.

La persona, que aplica el método de eutanasia, es el factor más importante para asegurar que la muerte de un animal sea humanitaria. Sin considerar si el procedimiento se aplica a un animal individual o a un grupo, siempre se debe intentar encontrar los siguientes criterios:

  • Debe ser indoloro.
  • Debe minimizar el miedo y la ansiedad.
  • Debe ser confiable.
  • Debe ser irreversible.
  • Debe ser sencillo.
  • Debe ser seguro para el personal.
  • Debe ser rápido.
  • Debe ser económico.
  • Debe tener mínimo impacto sobre la ecología y el medio ambiente.
  • Debe ser en lo posible estéticamente aceptable para la persona que ejecuta el procedimiento, así como también para cualquier observador.
  • Debe realizarse lejos del lugar donde se alojan animales.

La muerte de una mascota implica un golpe en el seno familiar, esto lleva a la práctica las palabras de Victor Hugo cuando dijo: “Nunca un animal nos hace tanto daño como cuando muere”.

 

 

 

Última actualización el Lunes, 19 de Marzo de 2012 19:10
 

Encuéntranos en Facebook:

Síguenos en Twitter:

Auspiciante Destacado

Banner
 
 
Banner

 

 

Licencia Creative Commons
Revista Tierra Adentro por www.revistatierraadentro.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 3.0 Unported

 

 

;